Poner en práctica nuestro inglés cuando viajamos

La mejor forma de aprender inglés

Viajar y poner en práctica nuestro inglés toda una experiencia

En verano muchos estudiantes descansan y abandonan las academias de inglés y los aprendizajes reglados de las escuelas de idiomas.

Lo mejor, ya sabemos que es exponerse y hablar con los nativos del idioma que estemos aprendiendo, porque es la única forma de ver cuánto hemos avanzado.

Y llega ese día en que con un vuelo low cost y algunos euros en el bolsillo tomas la decisión. Quieres cambiar de aires y buscas ese país.

Pero las preguntas típicas te asaltan.

¿Qué será más barato? ¿Dónde me alojo? ¿Dónde voy? ¿Qué presupuesto tengo?

Tienes más razones que nunca para practicar tu idioma fuera

  • practicar el inglés fuera no es un gasto es una “inversión”. Se trata de enriquecer tu futuro y tu formación. Y practicar en el extranjero es una de las opciones más interesantes y mejores para fortalecer un idioma. Es el complemento ideal a tus clases, academias y escuelas oficiales de idiomas. Los datos lo corroboran, más del 75% de las personas en un país que no es el suyo a los 6 meses hablan con un nivel medio. Se desenvuelven para el entorno diario y pueden incluso encontrar trabajo en el país de acogida.
  • Estudiar un nuevo idioma te hará abrirte al mundo y hacer nuevas amistades. Puedes ampliar tu círculo de amigos y quien sabe si algo más.
  • Ampliarás experiencias vitales que no puedes tener en tu país (otras culturas, otra forma de comer, de ver la vida, de pensar). Vivir en otro país enriquece psicológicamente a una persona.
  • Conocerás lugares nuevos, monumentos, lugares turísticos y rincones que de otra manera serán más fácil. Viajar así no es turismo, es una experiencia vital.
  • Aprenderás un idioma por la simple “inmersión lingüística” , por ello huye de los de tu propia nacionalidad y oblígate a realizar todas tus tareas cotidianas hasta las más básicas en el idioma nativo: ve a cafeterías, a comprar, a parques públicos, no temas preguntar cosas a la gente en la calle.
  • Puede ser que encuentres trabajo. Muchos estudiantes, aprenden un idioma a la vez que trabajan. Hay también cursos de universidades que puedes compatibilizar.
  • Sales de casa. Sí salir de casa a ciertas edades y que te echen de menos es lo mejor que puedes hacer. Hace valorar mucho lo que tienes en tu familia y en tu entorno y te hace madurar.

Luego viene la eterna pregunta: ¿Qué será mejor para alojarme?

Debes escoger una opción de alojamiento en el extranjero y cómo quieres vivir tu experiencia. Puedes estar con más gente o a tu aire. Las más elegidas son:

  • Hoteles baratos o albergues para los más aventureros
  • Vivir con familias para los que quieren una inmersión lingüística completa
  • Residencias o alojamientos universitarios o estudiantiles con una ambiente más de estudio e internacional
  • Alquiler piso compartido para largas estancias (la más recomendable y económica).

Nuestro consejo es que aproveches al máximo tu estancia en el extranjero y sea de la duración que sea, hagas el máximo de contactos y amigos. Una vez en casa no te relajes, y sigue en contacto con ellos por Redes Sociales y videoconferencia para no perder el contacto. Y si puedes ¡invita a tus nuevos amigos a tu casa en España! Seguro que la amistad es para toda la vida y puedes seguir ampliando el idioma y mantenerte al día en esa lengua toda la vida.